Monseñor Antonio González Sánchez, un obispo mexicano, ha recibido críticas por las declaraciones que realizó en la más reciente misa dominical, donde sugirió que llevar mascarilla era equivalente a “no confiar en Dios”.

Durante la eucaristía que celebró en Tamaulipas manifestó que tanto “pánico” por la pandemia del coronavirus era una evidente “falta de fe en Dios” y que sentir miedo era un indicio de que “no creemos en Dios”.

La reflexión se tornó incómoda cuando dijo que “el famoso cubrebocas es no confiar en Dios”. Aunque aclaró que era una expresión a título personal, a muchos no les cayó bien que cuestionara el papel del tapabocas en un país con más de 174 mil muertos por el COVID.

"A lo mejor mañana estoy enfermo, porque no soy inmune a nada, pero yo, generalmente, así como me ven en mi rostro, así ando casi siempre", añadió.

"No les voy a pedir que se lo quiten, pero piénsenlo", puntualizó el monseñor Antonio González, nuevamente sembrando la duda entre los feligreses sobre el uso de esta medida para no contagiarse.

 

Publicidad