Un escalofriante suceso conmocionó a los habitantes de un barrio de Birmingham, en Inglaterra: una joven falleció a raíz del ataque de su propia mascota.

 

Los vecinos, según el registro de las autoridades, escucharon una serie de gritos provenientes del apartamento de Keira Ladlow, una joven de 25 años.

 

A los gritos se sumó el ladrido de un perro, quien, según contaron familiares de la fallecida, había sido adoptado por Ladlow tiempo atrás.

 

El viernes en la mañana la policía reveló la escena: ella había sido asesinada mientras dormía debido a un ataque del perro.

 

“Nadie más estaba en la propiedad en ese momento y la familia de la mujer ha entregado al perro, que se cree que es un cruce de Staffordshire Bull Terrier”, indicó el informe policial.

 

El animal, ante el desenlace de los hechos, será sacrificado por las autoridades.

 

En los detalles del caso se supo que Ladlow había visto al perro en muchas ocasiones. El animal paseaba seguido por un jardín hasta que la joven decidió llevarlo a casa.

 

Pese a ello, la investigación sigue su curso.

Fuente: EL TIMPO


Publicidad