Hay conmoción en Alemania por un informe, que las autoridades intentaron silenciar, sobre la presunta manera en que monjas católicas vendieron niños huérfanos a sacerdotes depredadores y empresarios durante décadas.

Medios locales dieron a conocer los detalles sobre los años de abuso sexual sistemático en la iglesia alemana.

Según el archivo confidencial, 175 menores, en su mayoría niños de entre 8 y 14 años, fueron accedidos carnalmente durante años.

La información surgió por una demanda que alega que los niños huérfanos, quienes vivían en las pensiones de la Orden de las Hermanas del Divino Redentor, fueron enajenados o prestados durante semanas.

Los hombres usados para este comercio de abusos sexuales dicen que cuando eran niños se les negó haber sido adoptados, porque venderlos era rentable para las hermanas y su “convento de los horrores”.

Algunos, incluso, afirman que fueron preparados para ser esclavos sexuales.

Al parecer, el informe menciona a varios hombres de negocios alemanes y clérigos cómplices que alquilaron entre los años 60 y 70 a los jóvenes que vivían en el convento en Speyer, Alemania.

La Orden de las Hermanas del Divino Redentor no respondió a las múltiples solicitudes sobre las acusaciones.

Por su parte, la Arquidiócesis de Colonia en Alemania, se ha negado a hacer público el informe completo de 560 páginas.

Publicidad