El cirujano plástico, muy orgulloso y emocionado, exhibió su foto con el carnet de vacunación contra el COVID-19, y con ella puso al descubierto que se coló en la fila para recibir el biológico, pues su nombre no estaba en la lista de los primeros 810 que recibirían la dosis.

«Es que se adelantó, obviamente no le correspondía y no está en el listado correspondiente de la institución y ya estamos revisando esta situación», dijo el secretario de Salud de Santander, Javier Villamizar.

Cometida la falta y en medio del escándalo, el cirujano que no ha querido hablar en medios, pero sí se justificó ante sus superiores.

«Él deduce que fue el Ministerio de Salud que lo llamó y le agendó la cita. El Ministerio de ninguna manera agenda cita, es un tema y responsabilidad directa de la IPS agendar esta cita», señaló Villamizar.

Por el vergonzoso acto el gremio de la salud exigió respeto.

«Es lamentable que un profesional haga cosas de este tipo de cosas porque pues hay unos conductos regulares, hay unos parámetros que uno debe respetar por encima de cualquier cosa», manifestó el doctor Luis Francisco Silva, director médico de la Clínica Chicamocha.

En Santander son 17.000 profesionales de la salud que están priorizados, 5.000 atienden la pandemia y de ellos menos de la mitad han recibido las vacunas que hoy terminan de aplicarse.

Tomado de: Canal Uno

publicidad publicidad