Hacia las 8:57 de la noche del pasado jueves, 11 de febrero, un sismo sacudió el nororiente de Colombia.

De acuerdo con el Servicio Geológico Colombiano, el temblor tuvo una magnitud de 4.3 grados con una profundidad de 159 kilómetros.

Ese mismo reporte indicó que el municipio de Los Santos, en el departamento de Santander, fue el epicentro.

Las autoridades se mantienen en alerta y precisan que no se reportan heridos, ni afectaciones de viviendas.

El Director de Gestión del Riesgo manifestó, en que no es posible predecir un sismo y por esa razón las personas deben mantener siempre a la mano el denominado maletín de la vida, en el que debe incluirse un botiquín, linterna, un silbato, radio, para que las personas puedan ubicarse en un sitio estratégico en caso de quedar atrapadas dentro de su vivienda.

Señaló que por el momento se mantendrá un monitoreo constante en caso de presentarse réplicas por este movimiento telúrico.

Publicidad