Un hombre de 60 años, batalló contra el covid-19 por dos meses y, al superar la enfermedad, se llevó la sorpresa de su vida: su casa estaba vacía.

El hombre pasó todo ese tiempo internado en un hospital por complicaciones con el virus, La situación fue descrita por él mismo como “una pesadilla”, pues la única cosa de valor que quedó en el lugar fue un piano, al igual que la tortuga que tenía como mascota.

A partir de lo ocurrido se desató un escándalo, pues el edificio donde vivía es propiedad de la inversionista Barbara Corcoran y del famoso exjugador de béisbol, Álex Rodríguez.

Cocoran declaró que: "Dado el deterioro de la salud del Sr. Nagaoka, el estado de su apartamento se había convertido en un claro peligro para la salud del resto de los residentes del edificio". Por esa razón, habría tomado la decisión de botar todas sus pertenencias.

Los vecinos se solidarizaron y le han hecho donaciones para que pueda empezar de cero. De igual forma, crearon una campaña para reunir dinero para que adquiera los electrodomésticos y elementos personales que necesite el señor Ryo Nagaoka,.

En la página de GoFundMe, su vecina Sierra contó que: “Hace unos meses, Ryo fue llevado en ambulancia. Algunas semanas después, un grupo de hombres estaba limpiando su apartamento y pensamos que había muerto”.

Hasta el momento, la campaña ‘Ayudemos a Ryo a reconstruir su vida’ ha reunido más de 70.000 dólares (aproximadamente doscientos sesenta millones de pesos).

Publicidad