Un padre de familia identificado como Nilson Gómez fue salvajemente asesinado por una turba de ladrones en la localidad de Usaquén, en el norte de Bogotá, en momentos en que la víctima reaccionó e intentó defender a uno de sus hijos al que atracadores pretendían robarle un celular . El atroz crimen desató enardecidas protestas por parte de la comunidad, que cansada de la inseguridad y los constantes crímenes bloquearon los accesos al barrio Verbenal y quemaron llantas.

“Eran por lo menos 10 personas, se fueron contra mi hermano (para atracarlo), mi mamá se alcanza a dar cuenta y grita, ahí se fue mi papá,” dijo Diana Santiago, hija de la víctima.

Según el relato, los delincuentes, sin miramientos, accedieron hasta la propia vivienda de la familia donde desataron toda su violencia. Incluso, una mujer participó en el crimen.

Mi hermano salió corriendo y logró meterse al apartamento, pero ellos se fueron hasta allá, después empezaron a pegarle a mi papá con piedras y palos, lo empujaron y cayó y se golpeó en la cabeza se le montaron encima y le pegaban en la cabeza, quedó inconsciente de una vez, una mujer lo golpeaba", agregó la mujer.

Cuatro sospechosos fueron capturados por las autoridades, pero testigos aseguran que otras seis personas también participaron en el homicidio. Los acusados ya estarían identificados, pero no han sido capturados.

“Mis hermanos fueron con la Policía, pero dicen que no los agarran porque necesitan más testigos", dijo Diana Santiago.

“Es algo de no creer, nunca pensamos que nos fuera a pasar a nosotros, esto es muy doloroso, le quitaron la vida a mi papá simplemente por un celular. Mi papá no era problemático, el no merecía eso, pedimos justicia ante este caso", añadió.

Tomado de: Blu radio

publicidad publicidad