La terminal de Transporte de Pitalito ha venido dando muestras de transformaciones importantes en la optimización de los procesos de gestión y gerencia administrativa en su interior que vale la pena analizar.

Por un lado, luego de haber tenido que acogerse a la Ley 550 de reestructuración de pasivos bajo la supervisión de la Superintendencia Financiera con una importante deuda, desde el año 2002 desarrolló un plan de pagos que le permitió cancelar sus obligaciones anticipadamente en el año 2008, lo que además de propiciar un ahorro significativo de recursos en el pago de intereses, evitó el cierre mismo de La Terminal.

Por otro lado, una vez saneadas sus obligaciones, la comunidad ha podido ser testigo de la culminación de las obras de infraestructura, el cerramiento perimetral y la pavimentación de la plataforma operativa, el parqueadero y el patio de maniobras. Estos procesos de adecuación y mantenimiento han conservado el diseño original de La Terminal al tiempo que han garantizado condiciones de accesibilidad para las personas en condición de movilidad reducida y con limitaciones visuales.

Adicionalmente, llama la atención la proyección que ha llevado a La terminal a la expansión de su infraestructura con la compra de un terreno conexo con una extensión de 4.600 M2 por un valor de $161.000.000 y que hoy, siendo ya propiedad de la entidad, alcanza una suma que bordea los 2.000 millones de pesos. En esa dirección de proyección, en el año 2014 se efectúo una remodelación que permitió la creación de siete salas VIP, arrendadas hoy a empresas transportadoras, que han permitido no solo recuperar la inversión sino aumentar los ingresos fortaleciendo las capacidades económicas de la entidad.

La modernización de La Terminal es otro tema a rescatar, pues es fácil verificar la forma en que se han efectuado importantes transformaciones con un soporte técnico basado en modernas herramientas para la logística y la operatividad a través del manejo de software, el registro informático, la automatización sistematizada de procesos que  garantizan la confiabilidad tecnológica en los procesos.

Todo esto hizo que en el año 2019 la empresa fue certificada en las normas ISO 9001:2015 calidad, ISO 14001:2015 Gestión Ambiental e ISO 41001:2018 en Seguridad y Salud en el Trabajo, lo cual le otorga un estatus importante dentro de las empresas de su generación y la obliga a mantener las mejores condiciones de excelencia con un valor agregado.

Hoy en día, La Terminal genera sus propios recursos. La explotación inteligente y estratégica del potencial que representa Pitalito como estrella vial del sur colombiano, la han convertido en una de las empresas de su género con mayor rentabilidad en el país. De hecho, varios estudios y análisis realizados por entidades gremiales y corporativas le han otorgado calificaciones y reconocimientos como una de las terminales de transporte con mayores beneficios para sus usuarios y sus accionistas.

Así las cosas, sorprende favorablemente la forma en que la administración de la empresa ha logrado mantener estos indicadores a pesar del impacto de la pandemia producto de la COVID 19. Incluso, la Superintendencia de Transporte recientemente evaluó  con 100% el cumplimiento y reconoció los esfuerzos de La Terminal en términos de infraestructura digna y segura. Esto nos muestra que una gestión disciplinada, organizada y eficiente no solo es posible, sino que posiciona La terminal de Pitalito y su actual administración como ejemplo a seguir en el departamento y la región.


publicidad publicidad