El desgarrador caso de una niñera que decapitó a una pequeña de 4 años y salió a la calle con su cabeza conmocionó al mundo en 2016.

Gyulchekhra Bobokulova, de 43 años, estuvo en las calles de Moscú, en Rusia , gritando "soy una terrorista”, mientras llevaba en la mano la cabeza de una niña, por lo que fue detenida.

Luego, un tribunal dictaminó que Bobokulova tenía una enfermedad mental y tendría que estar encerrada en un pabellón psiquiátrico seguro.

Sin embargo, según información publicada por The Sun, la mujer ha sido declarada ahora como "curada" por médicos rusos del "trastorno psiquiátrico crónico" que la llevó a matar a la menor. Por ello, quedará libre.

La decisión ha generado rechazo de la ciudadanía, entre ellos, la mamá de la pequeña fallecida, pues considera que la mujer representa un riesgo para la sociedad.

publicidad publicidad