En la madrugada del 27 de marzo, el soldado Jefferson David Bobadilla recibió insultos y agresiones físicas por parte de la hija de un coronel, porque supuestamente no se le permitió su ingreso a la Brigada 13 del Ejército, en el norte de Bogotá.

Pese a la bofetada y las groserías de la mujer, quien esa noche habría estado bajo los efectos del licor, el soldado Bobadilla y el personal militar que estaba de guardia, entre ellos el sargento viceprimero Javier Antonio Collazos quien intervino y pidió respeto por el uniformado, mantuvieron la calma.

Tras los hechos, el comandante del Ejército, general Eduardo Enrique Zapateiro, condecoró a ambos uniformados con la imposición de la medalla ‘Fe en la Causa’, al considerar que su actitud y comportamiento ante las agresiones de la mujer demostraron su preparación y el respeto hacia la población civil.

El alto oficial pidió al Congreso tramitar leyes que contemplen sanciones más drásticas a las personas que agredan a militares durante su servicio.

“No entrenamos a los soldados para que reciban cachetadas, ni pedradas, ni que le coloquen machetes en el cuello. Hoy necesitamos que haya leyes que protejan la dignidad de nuestros hombres”, indicó Zapateiro.

El comandante del Ejército aseguró que “no tapará el sol con un dedo” y no tolerará alguna arbitrariedad por parte de los subalternos. “Estoy exigiendo que den ejemplo y traten bien al soldado. En las escuelas militares no enseñamos cosas malas”, indicó.

Fuente: caracol radio

Publicidad