La pandemia del covid-19, que afectó fuertemente la actividad económica del país y que llevó al Gobierno a tomar medidas de mitigación como el Ingreso Solidario, hizo que durante el 2020 los indicadores de pobreza monetaria y pobreza extrema subieran de forma importante.

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), durante el 2020 la pobreza monetaria del país llegó al 42,5 por ciento, para un aumento de 6,8 puntos porcentuales frente al indicador de 35,7 por ciento de 2019.

El director de la entidad, Juan Daniel Oviedo, sostuvo que esto implicó que 3,6 millones de personas entraron el año pasado a la línea de pobreza y de estas 1,1 millones correspondió a Bogotá.

De esta manera, en el total, el país cerró el 2020 con 21 millones de personas en situación de pobreza monetaria, mientras que en pobreza extrema la situación fue más pronunciada, toda vez que de esta cifra total de personas, 7,47 millones de habitantes ahora están en esta crítica situación, frente a 4,68 millones de personas en 2019, para un aumento anual de 2,79 millones de personas.

Según Oviedo, el aumento en los indicadores de pobreza se dio principalmente por los resultados de las ciudades, que fueron las zonas más afectadas por las restricciones a la movilidad.

Previamente, el Departamento Nacional de Planeación (DNP) estimó que de una base de 35,7 por ciento en 2019 en el indicador de pobreza monetaria, se esperaba que sin medidas de mitigación del Gobierno y las regiones el nivel de pobreza podría llegar a 44,6 por ciento y con acciones de mitigación sería del 42 por ciento.

Y para la región, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) proyectó un aumento de la pobreza de 3,2 puntos porcentuales, de 30,5 por ciento en 2019 a una de 33,7 por ciento en 2020.

Aunque el Gobierno se ha visto obligado a subir su deuda para implementar programas como Ingreso Solidario y reforzar el sistema de salud del país para enfrentar el impacto del virus, la desigualdad también subió, igualmente por el efecto en las ciudades.

El coeficiente Gini (va de 0 a 1, y cuanto más alto el número, más desigualdad hay) pasó de 0,505 en 2019 a 0,537 en 2020, nivel que no se veía en el país desde el 2012, según la serie presentada por el Dane.

Sin embargo, este indicador permaneció igual en 2020 frente a 2019, al quedarse en 0,456, en tanto que el Gini de las zonas urbanas pasó de 0,526 a 0,544, también el más alto desde el 2012.

Fuente: El tiempo 

 

publicidad publicidad