Según dijo el viceministro Londoño, en un foro que organizó ProBogotá sobre la reforma tributaria, los programas sociales que benefician a las familias más vulnerables del país le cuestan al Estado “cerca de 11 billones de pesos al año”, razón por la que sin una reforma tributaria no habría como mantenerlos.

“Si no hacemos esta reforma social, lo que estamos diciéndoles es que a partir de junio los 3 millones de hogares que reciben Ingreso Solidario no lo van a recibir. Y les estamos diciendo a los de los programas de familias en acción, que les vamos a reducir los ingresos a la mitad”, advirtió Londoño.

El viceministro de Hacienda insistió en que a todas las familias que reciben el beneficio de 160 mil pesos mensuales ya no les llegará, y dejó una pregunta sobre la mesa para abrir el debate.

“¿Vamos a abandonar a esos 6 millones de hogares colombianos a los que les estamos llegando con los programas sociales? […] si decimos que no, perfecto, Colombia decidió no apoyar a sus vulnerables, pero nuestra responsabilidad como Estado es seguirlos apoyando porque las condiciones de vulnerabilidad no les van a pasar mañana”, dijo.

Londoño fue reiterativo en que el país necesita de esos recursos que ya se invirtieron durante la crisis más fuerte por cuenta de la pandemia, y dijo que para mantener los programas sociales el dinero “tiene que salir de los colombianos que estamos en mejores condiciones”.

Al final, el funcionario aseguró que esa “reforma social” busca recuperar “la senda de empleabilidad y reducción de pobreza extrema”, y aseguró que la otra preocupación del Gobierno tiene que ver “con pagar el hueco que quedó de unos 100 billones de pesos, mal contados, que representa el haber tenido que atender la pandemia”.

Estas fueron las declaraciones que entregó Londoño durante el foro, en donde hizo un breve recuento de todos los recursos que invirtió el Gobierno y a qué sectores los destinó.

Publicidad