Matthew Farias, el niño que murió en un tiroteo, en Estados Unidos, dio la vida por su mamá, dijo su adolorido papá Rafael. "Él recibió las balas que iban hacia ella", dijo y agregó: "Mi ángel, él salvó a su madre de morir".

Las otras víctimas fueron identificadas como Luis Tovar, de 50 años; Leticia Solis Guzman, de 58, y Jenevieve Raygoza, de 28.

La mamá de Matthew resultó herida en el tiroteo del pasado 31 de marzo, cometido por Aminadab Gaxiola González, de 44 años, en Orange, California, E.E.U.U.

El ataque fue perpetrado en un edificio de oficinas en la ciudad de Orange, al sur de Los Ángeles. "Este no fue un acto de violencia al azar", dijo la teniente de policía Jennifer Amat en una conferencia de prensa.

"Se cree que el motivo preliminar está relacionado con una relación comercial y personal, que existía entre el sospechoso y todas las víctimas; y parece que todos los adultos estaban conectados por negocios o por una relación personal", añadió.

El hombre cerró las puertas de acceso al edificio con candados para bicicletas, lo que retrasó la entrada de la Policía al sitio. El atacante resultó herido de bala tras la intervención de la fuerza y se encuentra hospitalizado y en estado crítico.

Al ingresar al edificio, la Policía encontró al niño de 9 años fallecido y a una mujer adulta, su madre, en grave estado.

En el lugar se recuperaron una pistola semiautomática y una mochila que contenía gas pimienta, esposas y municiones que se cree pertenecían al atacante.

Publicidad