El presidente ecuatoriano en funciones, Lenin Moreno, que entregará el poder a finales de mes, acusó al venezolano Nicolás Maduro de intervenir con sus “manos sangrientas y corruptas” en las protestas de Colombia, para desestabilizar al Gobierno de Iván Duque y pidió el cese de su injerencia en el país vecino.

Estas acusaciones contra el presidente de Venezuela, las hizo en un foro titulado “Defensa de la Democracia en América Latina” celebrado en Miami y organizado por la Sociedad Interamericana de Prensa SIP, donde participó como orador principal ante los presidentes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú.

“El pedido es que Maduro saque sus manos sangrientas y corruptas de la democracia y de la estabilidad del pueblo colombiano”, expresó el mandatario ecuatoriano en el foro. Moreno aseguró que tanto el servicio de inteligencia ecuatoriano como el colombiano han interceptado la injerencia venezolana en las protestas que se han llevado a cabo en algunas ciudades de Colombia para manifestar contra la reforma fiscal anunciada por Duque y que luego canceló ante la presión y el rechazo de la sociedad.

“Nuestro sistema de inteligencia, al igual que el sistema de inteligencia colombiano, porque hoy por la mañana conversé con el presidente Duque, detectó una injerencia grosera por parte del régimen dictatorial y autoritario de Nicolás Maduro”, añadió el jefe del Ejecutivo de Ecuador.

Ante estas afirmaciones, la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez, en su cuenta de Twitter expresó “Siempre dijimos que la narcodictadura de Maduro no solo ha generado la más grande tragedia humanitaria para los ciudadanos venezolanos, sino que además pretende exportar ese modelo a Colombia”.

En su denuncia pública, que acompañó con videos de noticieros, aseguró que había una clara estrategia contra Colombia que, en sí misma, estaba “perfectamente planeada, financiada y ejecutada”, según ella, para destruir al país y a su democracia.

Publicidad