El pasado sábado 15 de mayo se filtraron unas conversaciones de WhatsApp en las que la médica Juliana Andrea Rojas, expresó que estaba dispuesta a ir a las autodefensas para "acabar con unos mil indios".

La denuncia fue publicada por Noticias Uno, quienes mostraron los pantallazos en los cuales la doctora decía: “Dan ganas de que vengan las autodefensas y acaben literalmente con unos 1.000 indios, así poquitos nada más para que entiendan. Yo supiera dónde tengo que dar la plata para que esto pase, allá voy volando, si alguien sabe me avisa”.

Ante la noticia, la Clínica Imbanaco en Cali, donde trabajaba la doctora, anunció que fue removida de su cargo tras conocerse lo sucedido; a su vez, la Clínica manifestó que rechazaba cualquier forma de discriminación y violencia dentro de su institución.

“Después de un análisis responsable de los hechos, el Comité de Ética de la Institución ha tomado la decisión de finalizar de manera unilateral el contrato que media la relación con una médica adscrita, toda vez que no representa los valores y el actuar de nuestra organización”, escribió la entidad en un comunicado.

Junto a ello, el noticiero se comunicó con la doctora para conocer su versión de los hechos y ella respondió lo siguiente a través de un comunicado: “Quiero presentar mis más sinceras disculpas a la comunidad indígena y a todas aquellas personas que se hayan sentido justificadamente ofendidas con las expresiones totalmente equivocadas que utilicé en un chat privado y que se filtraron”.

Igualmente, reportó que la filtración de su nombre, teléfono e imagen difundida en redes sociales ha generado amenazas directas y serias contra ella. “Temo por mi vida y la seguridad de mi familia, especialmente por la de mis pequeños hijos”, expresó la médica.

De esta manera, la doctora reafirmó que lamentaba haberse dejado permear por el “contexto de terror” que se ha dado en Cali, producto del paro nacional.

Este mensaje ha causado indignación, repudio y rechazo por parte de toda la comunidad. Más teniendo en cuenta la situación actual de Cali, donde hace algunos días se registraron ataques hacia la Minga Indígena.

Publicidad