Shiva, un joven de 18 años, decidió aislarse en un árbol cuando le informaron que era positivo para COVID-19 y de esta forma no contagiar a su familia.

“¿Qué más puedo hacer?”, dijo al medio ThePrint, pues vive en Kothanandikonda, una aldea tribal en el interior del distrito de Nalagonda, en India, y donde la gente debe viajar 30 km hasta un hospital en caso de una emergencia médica.

El joven fabricó una cama con palos de bambú que sujetó a las ramas del árbol que está en su casa.

Dijo que tiene una familia de cuatro y "no puedo permitir que alguien se vea afectado por mi culpa".

Agregó que “nadie en mi pueblo se acercó a ayudarme. Todos tienen miedo del virus… no están saliendo de sus casas”.

En India han muerto 303.720 personas por COVID-19, lo que le convierte en tercer país que supera este umbral por detrás de Estados Unidos y Brasil, mientras la ola de contagios ha desbordado al sistema hospitalario, según datos difundidos este lunes por el Ministerio de Salud.

En la nación del sur asiático han fallecido 50.000 pacientes en dos semanas, mientras el número de personas contagiadas se eleva a 26,7 millones.


Publicidad