Con un certificado de salud falso, las autoridades confirmaron que un hombre enfermo de coronavirus tomó un avión a Argentina, Santiago Solans Portillo tenía planeado tomar un vuelo de vuelta a casa el pasado sábado, cuando una noticia le llegó de improvisto: su prueba de la COVID-19, exigida previa al vuelo, había dado positivo.

En cambio, cuando el joven de 29 años llegó al aeropuerto de Miami, no solo no avisó de su estado a los agentes de American Airlines que procedieron a registrarle antes de abordar su avión, además les entregó un certificado falso que aseguraba que estaba bien.

Sin embargo, cuando al día siguiente llegó a Buenos Aires, tomaron su temperatura al aterrizar y tenía una fiebre de 101.3. Ahí fue cuando confesó que quizá no debería haber tomado el vuelo porque probablemente tenía el coronavirus.

"Debido a este comportamiento tan irresponsable y egoísta, 200 personas están en riesgo pese a haber viajado haciendo lo correcto", dijo a los medios Florencia Carignano del departamento de inmigración.

Como está sucediendo en muchos otros países, Argentina requiere a los pasajeros internacionales volar desde los Estados Unidos con un certificado que asegure que, o bien acaban de recuperarse de la enfermedad, o bien presenten una prueba reciente negativa.

El número de contagiados de COVID-19 han aumentado de forma estrepitosa en este país latino, que ya ha sobrepasado la cifra de 3 millones de casos y que continúa batiendo récords de enfermos cada día, mientras los hospitales luchan por acomodar la enorme ola de la enfermedad que arrastra a sus ciudadanos.

Publicidad