En el marco de una nueva jornada de paro en Bogotá, la noche de ayer, decenas de jóvenes y activistas que se estaban manifestando en el centro de la capital, decidieron rendir un homenaje a Dilan Cruz, quien perdió la vida en medio de enfrentamientos con el Esmad, en noviembre de 2019.

La actividad consistió en que en el lugar que estaba la estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada, en la plazoleta del Rosario, instalaron una del joven, en reemplazo de la del conquistador español fundador de Bogotá.

La estatua de Quesada fue derrumbada del pasado 7 de mayo, por los indígenas Misak, quienes consideraron que esta se debía tumbar, “En memoria de los hijos de Bachué, del pueblo muisca, de los pueblos indígenas de Colombia”.

En el acto en el que se colocó la estatua de Dilan estuvo presente su mamá, quien manifestó que se debía recordar a todos los jóvenes que han sido víctimas de actos de abuso de autoridad y además agradeció que se tuviera presente el caso de su hijo.

La pieza del joven fue realizada por el artista John Fitzgerald, un activista recordado por coserse los labios en señal de protesta, quien donó su trabajo a la familia e instó a que las marchas se sigan realizando de forma pacífica.

No obstante, al iniciar la mañana, la estatua ya no estaba y la plazoleta amaneció vacía. En ese sitio, la obra no permaneció, ni siquiera, 12 horas.

Esta tarde Fitzgerald confirmó que la obra en este momento se encuentra en poder de la Alcaldía de Bogotá, quienes están adelantando las labores de restauración para devolver la estatua en perfectas condiciones.

"La estatua permaneció unas horas, solamente, en la Plaza del Rosario. No obstante, ya nos confirmaron que la pieza está en poder de la Alcaldía y ellos están realizando las labores de restauración correspondientes para devolverla en óptimas condiciones. No sabemos cuándo la entreguen, pero me pareció muy chévere que se esté haciendo la gestión de arreglarla", dijo el artista.

En relación a la obra, John contó que se realizó gracias a donaciones, que su mano de obra "no tiene precio" y que se tardó una semana realizando la pieza, "La estatua de Dilan se realizó con mucho amor en conmemoración, no solo de su memoria, sino también para representar y simbolizar a todos los jóvenes que han sido asesinados injustamente en este país... La escultura no tenía como finalidad terminar en la Plazoleta del Rosario, yo tenía pensado que estuviera ubicada en el punto en el que él falleció, pero la obra pertenece a la familia de Dilan y la idea es que ellos puedan decidir donde la quieren poner", concluyó el artista.

Publicidad