El presidente Iván Duque, dijo este miércoles que no descarta decretar el estado de "conmoción interior" debido al empeoramiento del orden público en algunas ciudades del país.

"Se han aplicado en el pasado conmociones interiores focalizadas, yo no estoy diciendo ni que lo voy a hacer ni que es inminente, lo que estoy diciendo es que no renunciamos a ninguna herramienta que nos dé la Constitución y la ley para proteger a los ciudadanos", manifestó el mandatario.

Según la Constitución colombiana, la conmoción interior es un estado de emergencia que puede ser declarado por el presidente cuando existan graves perturbaciones del orden público que atenten de manera inminente contra la estabilidad institucional, lo que le da al mandatario poderes excepcionales con los que incluso podría suspender mandatarios regionales, emitir decretos con fuerza de ley sin que fuesen discutidos en el Congreso, entre otros asuntos.

Reiteró el primer mandatario que hay manos criminales detrás de las manifestaciones y actos vandálicos: "Los colombianos tenemos que unirnos en el rechazo categórico, enfático, a este vandalismo, y tenemos que enfrentarlo con las herramientas que nos ofrece el estado de derecho. Se está avanzando en los procesos de judicialización. Vamos a ofrecer recompensas por quienes están detrás de estas estructuras vandálicas en varias ciudades del país. Claramente hay manos criminales detrás de todo esto".

Finalmente, frente a las denuncias de brutalidad policial, manifestó "Claro que nosotros hemos sido contundentes cuando se han presentado abusos, pero debemos tener claro que tampoco podemos tener tolerancia con quienes atentan contra los policías y soldados de nuestro país. No es tapar el sol con un dedo".

Publicidad