Un total de 600 reclusos serán trasladados desde estaciones de Policía y Unidades de Reacción Inmediata en Cali hacia diferentes cárceles del país, debido a que hay una ocupación del más del 150%.

“Damos cumplimiento a la disposición de la Corte Constitucional, de mantener el arraigo de quienes se encuentran detenidos. Seguimos trabajando para contribuir con la seguridad de los colombianos y ayudar a las entidades territoriales con la problemática del hacinamiento”, expresó el general Mariano de la Cruz Botero, director general del INPEC.

Los primeros 200 presos serán trasladados mañana hacia las cárceles de Jamundí, Palmira y Cali. En lo que lleva del 2021, 964 internos han sido trasladados de las estaciones de Policía del Valle hacia centros carcelarios.

publicidad publicidad