Ignacio María Doñoro de los Ríos, de 57 años, es un padre católico español con una sorprendente y conmovedora historia.

Según contó en una entrevista reciente a ‘El País’, hace 25 años salvó la vida de Manuel, un adolescente de 14 años, de El Salvador.

Cuando Doñoro estaba trabajando en una misión especial con la Policía Nacional en El Salvador supo la historia del joven, quien padecía de una parálisis en ciertas zonas de su cuerpo, razón por la que su familia decidió venderlo a un traficante de órganos por 25 dólares.

La familia vivía en las montañas de Panchimalco, municipio de San Salvador, en condiciones extremas de pobreza, motivo por el cual negociaron la vida de su hijo. “Algo que aprendes con el tiempo es que no puedes juzgarlos: aquel niño iba a morir y lo vendían fruto de la desesperación”, dijo en la entrevista.

De inmediato supo que debía hacer algo, así que se dejó crecer un poco de barba, se vistió con una camiseta sucia, unos pantalones y pretendió ser otro traficante de órganos. Cuando les dio el dinero a los padres de Manuel se lo llevó para salvarlo.

El padre ha hecho misiones humanitarias a países como Bosnia, Kosovo, Colombia, Mozambique y Perú.

Además, su incansable labor por el servicio que ofrece a la juventud lo llevó a ser nominado este año al Premio Princesa de Asturias de la Concordia, el cual dará su veredicto este próximo 30 de julio.

Ignacio María Doñoro de los Ríos, nominado al Premio Princesa de Asturias de la Concordia, trabaja desde hace 25 años para dar una vida digna a jóvenes en extrema pobreza y víctimas de trata. 

Fuente: el tiempo 

publicidad publicidad