La historia de Peter y Lisa Marshal se hizo viral en redes sociales, ya que, a pesar de que una enfermedad se interpuso entre ellos, el amor prevaleció.

Todo inició en diciembre del 2020, mientras esta pareja miraba su serie favorita un sábado por la noche. Fue así que inesperadamente Peter, de 56 años, le pidió a Lisa si se casaría con él. El hecho no sería tan particular de no ser porque el hombre no recordaba que ella ya era su esposa.

Hace años lo diagnosticaron con alzhéimer de aparición temprana, luego de que lentamente perdiera su memoria, desde cosas superficiales, como sus llaves o su billetera, hasta eventos más importantes, como su romance con Lisa.

El matrimonio ha estado junto desde hace 12 años y se conocieron cuando eran vecinos en Pensilvania, Estados Unidos. En ese momento ambos estaban casados con otras personas, sin embargo, iniciaron una amistad y se mantuvieron unidos hasta que Peter se mudó hacia otro estado del país norteamericano.

Pasaron varios meses en el que no tuvieron comunicación, pero se reencontraron luego de que se enteraron que ambos se estaban divorciando.

Así tuvieron su primera cita y desde ese día que están juntos en una relación de ocho años a distancia, hasta que los hijos de ambos que fueron concebidos en sus matrimonios anteriores entraron a la universidad.

Lisa comenzó a sospechar que algo ocurría con Peter cuando sus recuerdos se fueron deteriorando, hasta el punto que olvidó el significado de ciertas palabras.

Después de extensas pruebas, le diagnosticaron la enfermedad de Alzheimer el 30 de abril de 2018. "No lo entendí hasta que comencé a investigar y me di cuenta de que esto iba a tener un impacto profundo en nuestras vidas, y que iba a necesitar a mi esposo", dijo Lisa en una entrevista.

La enfermedad se apoderó rápidamente de él y la vida que habían forjado desapareció. De esta manera, Lisa comenzó a cuidar de él, mientras éste olvidaba quién era ella.

Fue entonces que en diciembre del 2020, cuando ambos estaban sentados en un sillón, Peter le pidió matrimonio. "Fue muy conmovedor para mí. Se enamoró de mí dos veces. Me siento honrada. Me siento como una princesa, como Cenicienta. Soy la chica más afortunada del mundo", afirmó Lisa.

El 26 de abril, celebraron la ceremonia de novios, junto a la ayuda de sus hijos, amigos, familiares y un especialista en demencia, que ofició la boda, compartieron sus votos.

publicidad publicidad