Una peculiar historia ha llamado la atención del mundo entero luego de que la cadena de televisión ‘BBC News’ publicara la noticia de un hombre, de 72 años identificado como Dave Smith, quien al parecer, tendría el contagio de coronavirus más largo del mundo.

Este adulto mayor, oriundo de Reino Unido, tuvo que practicarse más de 40 pruebas PCR y de testeo rápido, las cuales dieron positivo. De igual manera tuvo que ser hospitalizado siete veces, dado que su inusual infección duró 290 días (casi diez meses en total).

“Rezaba todo el tiempo: ‘el próximo será negativo, el próximo será negativo’, pero nunca lo era”, declaró a la ‘BBC’ Dave Smith, quien actualmente es jubilado por haber sido un instructor de una escuela de conducción en Bristol, en el suroeste de Inglaterra.

El primer diagnóstico de este singular paciente fue a inicios de marzo del 2020, momento en el que iniciaba la primera ola de la pandemia en Reino Unido. De acuerdo con los dictámenes médicos, es muy probable que influyera que su sistema inmunológico estaba debilitado, ya que logró vencer la leucemia con fuertes jornadas de quimioterapia en el 2019.

“Mis niveles de energía se debilitaron rápidamente, no podía levantar nada. Una vez, tosí durante cinco horas sin parar, desde las cinco hasta las 10 de la mañana. Imagínate el esfuerzo que esto supone para tu cuerpo”, dijo en entrevista para el medio ya citado.

Su contagio, al igual que en otros pacientes, le dejó algunas secuelas; no obstante, la más evidente es que perdió 60 kilos debido a la infección. Inicialmente pesaba 117 kilogramos, sin embargo, debido a los 10 meses de constante angustia que vivió terminó pesando 57.

En entrevista con el diario ‘The Guardian’ Smith manifestó que su situación de salud era tan delicada que pensó que no iba a sobrevivir:

“Estaba listo para rendirme y dispuesto a morir. Mi esposa había empezado a organizar el funeral cinco veces. Estuve postrado en cama durante dos o tres meses. Mi mujer tuvo que lavarme y afeitarme en la cama porque no podía levantarme”, compartió al sitio web británico de noticias.

Luego de un total de 45 pruebas Smith logró recibir una respuesta negativa tras ser tratado, por motivos de 'compasión' según se lee, con un cóctel experimental de tratamientos del grupo estadounidense ‘Regeneron’, el cual, al parecer, sería el mismo que recibió el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Fuente: El tiempo

publicidad publicidad