Edgar Edmund es un joven africano que gracias a su novedoso método de reciclaje, ha logrado que toneladas enteras de plástico dejen de llegar a los océanos.

El joven nacido en Arusha, Tanzania, se convirtió es el campeón del Premio Infantil del Clima 2017. Al observar cómo los residuos y los desechos de plástico se sumaban a los problemas ecológicos en su territorio, Edgar decidió abordar el problema en de raíz, creando un método de reciclaje que dejó a las personas sorprendidas. Con su organización Green Venture Recycles, transforma los residuos de plástico en artículos de construcción inteligente, asequible y sostenible, como tejas y bloques de construcción.

La empresa Green Venture Recycles fue fundada por Edgar con un capital de 20 dólares en su ciudad de origen Arusha, ubicada en Tanzania, África. Una empresa que puso en marcha cuando vio y experimentó todo el plástico y la basura en la naturaleza en su país natal, entonces inventó una máquina que convertía los residuos de plástico en materiales de construcción asequibles, al tiempo que educaba a la gente sobre el problema y creaba varios puestos de trabajo.

Edgar cuenta que tuvo que recorrer las calles de la ciudad recogiendo residuos de plástico para sus primeras pruebas. Es algo que a su padre no le hacía especial ilusión. “En realidad, mi padre no quería que lo hiciera… porque la gente decía: ‘¿Estás loco, por qué estás recogiendo basura por todas partes? Así que no me apoyaba”, señaló el joven Edgar.

publicidad publicidad