Niño de siete años falleció luego de manipular una correa que se encontraba colgada. El lamentable hecho sucedió ayer en horas de la tarde, en el barrio San Jorge, en el sur de la ciudad de Neiva.

Según las versiones, el menor de edad había quedado al cuidado de su abuelo, mientras la madre que había acabado de llegar, se fue para una de las habitaciones de la casa; de repente escuchó gritar al hombre, de inmediato se dirigió hacia el patio donde había oído los gritos y encontró a su hijo en muy mal estado en brazos de su abuelo.

En su afán por salvarle la vida a su hijo, la mujer salió desesperada en busca de ayuda, algunos vecinos la socorrieron y en un vehículo particular trasladaron al pequeño, hasta la ESE Carmen Emilia Ospina, sede Canaima, donde desafortunadamente el menor llegó sin signos vitales.

La víctima identificada como G.P.T, fue auxiliada por el personal médico, pero no respondió a los procesos de reanimación; en su cuerpo estaba la evidencia de las lesiones en el cuello.

Frente a este lamentable suceso, las autoridades están investigando si se trató de una muerte accidental o de un suicidio.

Publicidad