El hecho, según los testimonios que entregaron los uniformados bajo juramento, habría sucedido el pasado 26 de mayo en una vía del Valle del Cauca.

 

El relato lo entregaron los agentes de la Policía a la Fiscalía 58 de ese departamento, que ya abrió una investigación preliminar contra algunos manifestantes.

 

En un documento, el ente investigador ordenó practicar pruebas que determinen la veracidad de la denuncia, con la que aseguran que fueron retenidos y torturados por sus captores.

 

Según indican, los uniformados aseguran que cuando estaban secuestrados los rociaron con gasolina mientras eran amenazados con ser quemados vivos. Además, aseguran que les causaron varias lesiones con objetos contundentes y cortopunzantes, que desde entonces los mantienen incapacitados.

 

Desde hace casi un mes los policías heridos no han podido prestar servicio y radicaron la denuncia de los hechos que se habrían presentado en el sector de ‘la Y’ de Andalucía, en el Valle del Cauca.

 

También dieron a conocer que uno de ellos fue interrogado ante una cámara mientras lo golpeaban para hablar sobre su presencia en ese lugar.

En los testimonios de los policías también quedó consignado que les robaron sus pertenencias y quemaron el vehículo oficial en el que se transportaban.

 

Entre los delitos que se investigan no solo está el de tortura sino de tentativa de homicidio, y por eso trabaja para identificar a los presuntos responsables de estos hechos a partir de varias pruebas recogidas por la Policía Judicial.

 

Para la investigación, un juez aprobó interceptaciones telefónicas y allanamientos.

Fuente: Pulzo


publicidad publicidad