Aumentó a 51 el número de fallecidos por las inundaciones provocadas por las torrenciales lluvias en la ciudad central china de Zhengzhou.

La ciudad, capital provincial de Henan, en el centro de China, se vio arrasada desde el martes por fuertes inundaciones que han dañado más de 44.000 hectáreas de terreno cultivado, lo que supone unas pérdidas económicas de unos 65,5 millones de yuanes (10 millones de dólares o 8,59 millones de euros); más de 395.000 personas se han visto desplazadas por las lluvias que desde el martes azotaron la ciudad de Zhengzhou, de unos diez millones de habitantes.

La última cifra anunciada por las autoridades era de 33 muertos y ocho desaparecidos, pero relativa a toda la provincia de Henan.

Las tormentas se han ido desplazando hacia el norte de la provincia lo que, sumado al operativo de emergencia, ha posibilitado el paulatino regreso a la normalidad en Zhengzhou, cuyo aeropuerto ha ido recuperando hoy el tráfico aéreo.

Mientras tanto, en el resto de la provincia, el desbordamiento del río Weihe ha provocado la evacuación, esta madrugada, de miles de personas cuyos municipios quedaron anegados.

La localidad de Hebi, donde se produjo este suceso y que está ubicada en un área montañosa, registró el récord de precipitaciones en 24 horas en la provincia de Henan: 675,5 milímetros de agua de lluvia entre el miércoles y el jueves, y en algunas demarcaciones el agua alcanzó el primer piso de algunos edificios.

publicidad publicidad