Una abuela de 70 años, residente en la ciudad rusa de Cheliabinsk, fue más inteligente que unos estafadores e incluso terminó recibiendo unos 7 dólares en crédito para su teléfono.

Un delincuente la llamó asegurando que era empleado de un banco y que había una alerta de seguridad, pues unos desconocidos intentaban robarle el dinero de su cuenta.

Cuando el hombre le preguntó cuánto dinero tenía en la cuenta, ella respondió que 8 millones de rublos (unos 109.000 dólares). En realidad, tenía 50 rublos (unos 68 centavos de dólar).

La profesora de lenguas jubilada ya había reconocido que era un intento de estafa llamado como phishing, por eso decidió seguirles el juego y dijo la primera cifra que se le ocurrió.

De inmediato, los hombres comenzaron a apurarla para que transfiriera la suma a una cuenta segura. Debía ir al banco y hacer la transacción. Además, le insistieron en que no colgara.

Entonces la mujer explicó que su teléfono no tenía crédito pues era de pago y que no sabía por cuánto tiempo podría sostener la llamada.

Entonces los estafadores le ofrecieron una recarga y de inmediato le transfirieron 500 rublos (unos 7 dólares) a su cuenta.

Cuando la volvieron a llamar y le preguntaron si había ido al banco, ella le preguntó al hombre qué banco representaba.

"Cuando lo nombró, me hice la sorprendida y le dije que los 8 millones estaban en otra entidad, y que solo tenía 50 rublos en ese banco", dijo.

Tras un corto silencio del otro lado de la línea, la abuela escuchó cómo la insultaban antes de que el ladrón cortara la llamada.

Bien dicen que quien ríe de último ríe mejor.

publicidad publicidad