El gobierno colombiano respondió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y afirma que considera "inadmisible que insinúe que los bloqueos constituyen una forma legítima de protesta".

 

En el texto manifiesta que "hay extrañeza" de que la CIDH sugiera que en Colombia no hay una separación de poderes como es debido. Y sobre la sugerencia de separar a la Policía Nacional del Ministerio de Defensa, las califica como "observaciones y recomendaciones improcedentes que exceden el mandato de la CIDH".

 

Además, rechaza las acusaciones de uso de la fuerza contra poblaciones y la sugerencia de que en Colombia hay una "estigmatización estructural".

 

Con respecto a la denuncia de la Comisión de que las cifras son muy diferentes entre organismos del estado y también entre organismos e instituciones de la sociedad civil, el gobierno asegura que lo presentado por la CIDH "carece de contraste y omite fuentes".

 

También expresa que la comisión "parece utilizar doble rasero que discrimina a sectores de la sociedad". Esto porque utiliza como ciertas las informaciones de las ong pero pone en duda las informaciones entregadas por las víctimas de los bloqueos de vías.

 

Finalmente, el gobierno responde que no considera necesario un nuevo mecanismo de seguimiento que fue propuesto por la Comisión, y le recuerda que "no tiene facultades en lo relativo al acuerdo firmado con la guerrilla de las Farc, asegurando que le sorprende que haga referencia a temas que no corresponden al objetivo de la visita.

Fuente: Caracol Radio


publicidad