El domingo en la noche fue demolido lo que quedaba en pie del complejo Champlain Towers South ante la amenaza de la tormenta tropical Elsa en el sur de Florida.

Parte del edificio de 12 plantas colapsó el 24 de junio y hasta el momento 24 personas han muerto y 121 siguen desaparecidas. La estructura restante, que ya había sido evacuada, debía ser demolida para garantizar la seguridad de los equipos de búsqueda, dijeron las autoridades.

Justo a las 10:30 pm cayó el resto del edificio de forma controlada gracias a los pequeños explosivos que los especialistas colocaron a lo largo del día. Una gran nube de polvo se formó en la zona.

Las autoridades no ordenaron la evacuación de los edificios cercanos, pero sí pidieron a los residentes que permanecieran en sus casas con las ventanas cerradas y los sistemas de aire acondicionado apagados.

La alcaldesa del condado de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, dijo que los equipos encargados de la demolición habían registrado la estructura que seguía en pie utilizando drones con cámaras termográficas para localizar a las mascotas que pudieran haberse quedado atrapadas, pero señaló que no encontraron animales en el edificio; mientras tanto, los escombros existentes se cubrieron con una lona para protegerlos de los restos de la demolición.

El domingo, horas antes de la demolición, el alcalde de Surfside, Charles Burkett, dijo que existía el peligro de que los fuertes vientos de la tormenta Elsa pudieran arrastrar escombros y poner en peligro la vida de los equipos de búsqueda.

"Tan pronto como el edificio esté derribado y sea seguro, nuestros rescatistas reanudarán sus esfuerzos de búsqueda", dijo la alcaldesa Levine Cava en una conferencia de prensa.

No hay detalles sobre si los propietarios de los apartamentos afectados recibirán una compensación; mientras tanto, las autoridades están evaluando otros edificios en el área en busca de posibles fallas estructurales.

Aún no está claro qué causó el derrumbe de Champlain Towers South, construido hace 40 años. Sin embargo, una inspección de 2018 advirtió sobre fallas "importantes" en el diseño original.

El directorio de la asociación del edificio ha dicho que nombrará a un "administrador independiente para supervisar el proceso legal y de reclamos".

Publicidad