Izabela Eduarda de Sousa, una joven brasileña de apenas 15 años murió luego de sufrir complicaciones de salud por realizarse un piercing en casa con ayuda de una amiga.

 

Su organismo desarrolló una fatal infección, que tras ocho días en cuidados intensivos le causó la muerte.

 

La trágica historia se conoció tras el testimonio de Jurciene de Sousa, una tía de la joven a medios locales, quien relató lo ocurrido con su sobrina e invitó a los jóvenes a tener conciencia a la hora de ponerse un piercing en el cuerpo.

 

Izabela había pedido permiso a sus padres para perforarse la ceja, pero ellos no se lo concedieron, así que con ayuda de una amiga se realizó el procedimiento en su casa el 23 de junio.

 

Tres días después, el ojo de la joven se veía inflamado e irritado, por lo que su familia la llevó al hospital.

 

“El médico dijo que su glucosa estaba alta. Ella era diabética y ni siquiera lo sabíamos”, afirmó la tía de la joven a medios locales.

 

Izabela, quien residía en la región de Minas Gerais, tuvo que ser trasladada a Governador Valadares para ser atendida.

 

Sin embargo, tras ocho días hospitalizada, falleció.

 

La joven habría comprado la aguja en una farmacia cercana a la residencia y, al parecer, no la desinfectó con alcohol a la hora de utilizarla.

 

La familia desconoce en dónde compró el piercing que se colocó.

 

Su temprana muerte golpeó a todos sus seres queridos, en especial a su papá, quien no la conocía en persona pues había migrado a Estados Unidos poco antes que ella naciera y solo tenían comunicación por internet.

 

“Estoy tan triste, ella era tan hermosa, tan joven y vanidosa. Y lo siento mucho por mi hermano, que perdió a su hija sin haberla conocido en persona”, manifestó la tía de la menor.

Fuente: Noticias Caracol


Publicidad