Foto: referencia - internet
 

Todo comenzó con un atraco violento. Tres hombres armados intimidaron con armas de fuego y amedrantaron a los dueños del automotor cuando estos estaban arribando a su casa.

A pesar de que la madre del niño les pedía en repetidas ocasiones que por favor no se llevaran al menor de edad, los integrantes de la banda ignoraron sus súplicas y huyeron con el vehículo robado.

Mientras tanto, el menor, en la parte de atrás de la camioneta, solo les pedía que lo regresaran a su casa, con sus padres.

La escena fue tan aterradora que la comunidad quedó en alerta y se logró todo un despliegue operativo de la policía de vigilancia, el Gaula, la Sijín e Infancia y Adolescencia por el Sur de Bogotá.

La angustia de esta familia acabó cuando el vehículo fue localizado y abandonado en el barrio Las Brisas, de la localidad de San Cristóbal, con la fortuna de que el niño estaba sano y salvo.

Lo primero que hizo fue abrazar a sus padres y familiares, luego de que la policía lo ubicara y ayudara con el reencuentro.

Los vecinos de este barrio dicen estar agotados de la ola delincuencial que azota el sector. Las bandas que atacan son cada vez más organizadas y la mayoría están armadas.

La investigación por este caso no para. La Sijín sigue recorriendo la ciudad para avanzar en las pesquisas técnicas de la camioneta con el fin de dar con el paradero de los delincuentes.

Publicidad