“Hoy fue un día muy triste para mí y para mi hijo Romeo. Una vez más lo discriminan”, escribió la madre del menor en redes sociales.

La denuncia fue realizada por Val Elizondo a través de su perfil de Facebook. Ella es la madre del pequeño Romeo, un niño con Síndrome de Down.

Val denunció que su pequeño había sufrido nuevamente discriminación, en esta ocasión, por parte del jardín de niños de Torreón, Coahuila en México.

“Hoy fue un día muy triste para mí y para hijo Romeo”, escribió inicialmente la joven madre. Agregando que “una vez más discriminan a mi hijo porque tiene Síndrome de Down”.

 

Jardín infantil denunciado por la madre

La publicación que realizó Val denunciando lo que sucedía ha sido compartida cerca de 20 veces.

Y en ella explica que “como mamá tenía la ilusión de ver a mi hijo graduándose. Comprendí que no había graduaciones como años pasados por el Covid-19”.

“Sin embargo desde que empezaron las clases desde casa siempre cumplí como mamá al poner a mi hijo a hacer las tareas y actividades que me mandaba la maestra”.

Incluso, manifiesta que llegaron hasta a felicitarla desde la institución por “ser una mamá cumplida con mi hijo”.

 

Eran pocas las madres que cumplían

Destacó la joven que era de las madres que más se preocupa por su hijo y las cosas del jardín.

 

De hecho, manifestó que “yo aparte de esas tareas del salón mandaba las que le encargaba la maestra de apoyo”.

“Siempre hacia lo posible por cumplir todo para que mi hijo se llegara a graduar del preescolar”, dijo.

 

Sin embargo, cuando días antes de la finalización del curso, consultó a la directiva de la institución acerca de qué papeles debía entregar para la graduación.

Y saber si harían o no algún tipo de evento, pero le respondieron que no se haría nada.  Solamente le pidieron que “mandara una foto del niño con el uniforme en pared blanca, cosa que luego hice, la envié y solo me dijo gracias”.

 

Se llevó una amarga sorpresa

Manifestó que el pasado viernes 9 de julio, día que se acercó “a comprar material para trabajar pasé por ahí y vi abierto el plantel”.

 

Estaban los niños uniformados “con sus arreglos de graduación (padres y padrinos)”. “Se me hace una injusticia de verdad, me dio mucho coraje y sentimiento”, precisó.

 

Razón por la cual decidió marcarle a la directora y profesoras del jardín, eran las 9:40 de la mañana y al preguntarles qué sucedía, “me dijo ande señora perdón discúlpeme se me olvidó avisarle, tenía mucho trabajo”; eso la destruyó.

 

Por ello decidió exponer el caso en sus redes sociales, aclarando que no lo hizo por hacer escándalo ni sacar ningún rédito económico ni mucho menos. Pues desde la institución pudieron haber comunicado sobre el evento.

Fuente: Tu Barco

 


publicidad publicidad