El expolicía Juan Camilo Lloreda fue condenado a 20 años de prisión por el asesinato del estudiante de derecho Javier Ordóñez el pasado 9 de septiembre en la localidad de Engativá, en Bogotá.

 

La sentencia fue confirmada por el juez octavo especializado de Bogotá, quien aceptó el preacuerdo al que el expatrullero había llegado con la Fiscalía luego de que aceptó haber utilizado un taser sobre Ordóñez.

 

El Juez aseguró que "la negociación consistió en que la Fiscalía a cambio de la aceptación de los delitos de homicidio agravado y tortura agravada y con el propósito de no discutir el caso en el juicio, acordaron las partes que se tendrá en cuenta la máxima condena por el delito de homicidio, fijado en 240 meses de prisión".

 

Además de cumplir su condena, Lloreda deberá pagar una multa de 1.500 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

 

Lloreda, quien fue declarado culpable de los delitos de tortuga agravada y homicidio agravado, obtuvo una rebaja en su condena por la información que brindó al ente acusador que permitió el esclarecimiento de los hechos en medio de los cuales la víctima fue asesinada.

 

El expatrullero deberá liderar un acto de perdón con los familiares de la víctima en el cual reconocerá que se equivocó al haber sometido, golpeado y maltratado a Ordóñez.

 

Cabe recordar que Lloreda, junto a otros uniformados, fueron grabados en un video cuando accionaron en varias oportunidades la pistola taser contra Javier Ordóñez durante un operativo policial.

Fuente: El País


publicidad