Un adolescente asesinó a su mamá y se quitó la vida. Las autoridades creen que el joven de 16 años cometió el crimen de forma accidental cuando jugaban con una pistola.

El proyectil se alojó en la cabeza de su progenitora y le produjo la muerte de forma instantánea.

El uniformado de la Policía Bradley Rule, contó que “la bala perforó la pared que separaba la sala de la cocina y le dio a la mujer en la cabeza. Ella cayó al piso y murió”.

Rule agregó además que el adolescente presenció la escena y salió corriendo a la calle y se quitó la vida con la misma pistola. Pese a que fue trasladado a un centro asistencial con signos vitales, falleció.

“Fue un accidente. Él estaba tan desolado por lo que hizo que decidió quitarse la vida”, concluyó el oficial. Este lamentable hecho se presentó en Oklahoma, Estados Unidos.

publicidad publicidad