El año pasado, Panta Petrovic realizó una visita a su pueblo y fue hasta ese momento cuando descubrió que había una pandemia

La historia de Panta Petrovic se convirtió en una de las más sorprendentes durante esta crisis sanitaria a nivel internacional. Hace casi 20 años, este hombre de origen serbio decidió implementar el distanciamiento social como su estilo de vida. Renunció a todas las comodidades que una zona urbanizada podría ofrecerle y se mudó a una pequeña caverna en Serbia con el único objetivo de evitar el contacto con la sociedad.

Después de permanecer pendiente, el hombre de 70 años con trenzas y una larga barba decidió recibir la vacuna en cuanto pudo, por lo que ahora ha decidido motivar a que el resto de la población a nivel internacional reciba la inoculación.

publicidad publicidad