“Queremos construir el futuro y olvidar lo ocurrido en el pasado”, dijo Zabihullah Mujahid, uno de los líderes de los talibanes, en una entrevista con The New York Times, al tiempo que rechazó los temores y acusaciones ante la posibilidad de que el grupo se vengue de quienes se les oponen y que quieran volver a implantar los duros controles sobre las mujeres como cuando gobernaban Afganistán hace 20 años.

Las palabras del líder, que marcaron la primera vez en que los talibanes hablaron en exclusiva con un medio de comunicación occidental desde la toma del poder, tuvieron lugar un día después de que advirtiera a las mujeres de Afganistán que lo más seguro es que se queden en sus casas hasta que más combatientes de base reciban formación sobre cómo no maltratarlas.

Tras la reciente toma de poder, los talibanes se encontraron con un escenario de cambios en la sociedad afgana en comparación a cuando habían controlado el país hace dos décadas. La mayoría de esos cambios tienen que ver con las mujeres, que durante años fueron libres de vestirse sin ningún tipo de restricciones y que disfrutaron de poder estudiar y trabajar.

Pese a que intentó mostrarse más cercano a las tradiciones occidentales, el vocero confirmó que no se permitirá la música en público. “La música está prohibida en el Islam. Esperamos poder persuadir a la gente para que no haga esas cosas, en lugar de presionarla”, advirtió.

En entrevista con The New York Times, Mujahid sugirió que, a más largo plazo, las mujeres serán libres de retomar sus rutinas diarias, al tiempo que aseguró la preocupación de que los talibanes vuelvan a obligarlas a permanecer en sus casas o a cubrirse la cara es infundada.

Además, dijo que resulta confuso el requisito de que circulen acompañadas por un tutor masculino, conocido como mahram, y que en realidad esa condición sólo se aplica a los viajes de tres días o más.

“Si van a la escuela, a la oficina, a la universidad o al hospital, no necesitan un mahram”, afirmó Mujahid, el principal portavoz de los talibanes, al medio estadounidense.

Fuente: infobae

publicidad publicidad