Un aberrante caso de maltrato infantil tiene conmocionada a la población en Brasil, tras el crimen de Miguel dos Santos Rodrigues, un niño de 7 años que fue drogado, metido en una maleta y arrojado a un río por su propia madre.

La mujer, identificada como Yasmin Vaz dos Santos Rodrigues, es señalada de asesinar a su hijo, y denunciarlo supuestamente como desaparecido un día después del crimen. Sin embargo, tras interrogatorios con la Policía, la mujer terminó confesando que el niño había fallecido pero se declaró inocente.

Según la investigación, el cuerpo del menor es buscado desde el pasado 30 de julio, luego de que la mujer cometiera el aterrador acto.

Respecto al caso, el Ministerio Público reveló que el menor se volvió un «obstáculo en la relación» de su mamá con Bruna Nathiele Porto da Rosa, también arrestada por el crimen.

“Incluso hay elementos que dicen que buscaban formar una nueva familia. Pero ese niño no sería parte de esta nueva familia”, dijo André Luiz Tarouco Pinto, funcionario de Tramandaí al medio G1 de Globo.

Además, en la vivienda encontraron evidencia sobre el maltrato al cual era expuesto el niño, y la Policía reveló un video que fue grabado por la novia de la madre del menor, donde se le observa metido en un armario, pidiendo la presencia de su madre.

publicidad publicidad