Así lo señala un documento de la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado.

En medio de las jornadas de paro que se vivieron en el primer semestre del año en el país, varios monumentos fueron vandalizados. Igualmente, múltiples estatuas ubicadas en diferentes lugares fueron tumbadas o intervenidas.

Ahora, unos meses después, quienes cometieron esos actos podrían acarrear graves consecuencias por haber atentado en contra del patrimonio público. Así lo establece un documento de la Agencia Jurídica del Estado en el que se detalla que quienes atenten contra los bienes culturales del Estado tendrán que responder por sus actos.

Blu Radio reveló un documento que así lo establece y que será compartido a partir de esta semana a todos los mandatarios y gobernantes locales, para que empiecen a encontrar a los responsables de estos hechos e individualizar los casos. Los implicados podrían tener desde multas económicas entre los 200 y 500 salarios mínimos o hasta prisión entre 16 a 90 meses.

“El derecho a la protesta, por ejemplo, no da derecho a dañar el patrimonio cultural, por el contrario, este es un bien que está por encima incluso del derecho a la protesta porque es la historia, la cultura y la tradición”, dijo Camilo Gómez, director de la Agencia, a la emisora.

El funcionario agregó que hay casos puntuales en los que considera que se podría actuar, como por ejemplo en el de los indígenas que tumbaron algunas de las estatuas en ciudades como Cali y Bogotá, así como quienes pintaron grafitis en el monumento a Los Héroes en la capital.

La norma no solo aplicaría para el caso de las protestas, sino que se trata de penalizar a cualquiera que atente contra el patrimonio público. Por ejemplo, los responsables de la pintura a la fachada de las murallas de Cartagena también podrían acarrear sanciones por haber afectado este espacio.

Fuente: Blu radio

publicidad publicidad