Donato Quintero Vásquez es un joven instructor de zumba que se convirtió en una de las más recientes víctimas de la delincuencia en Bogotá. En este momento tiene un daño cerebral irreversible.

 

Cuando iba hacía su trabajo en un restaurante de comidas donde trabaja los fines de semana, cuatro criminales lo interceptaron para robarse su bicicleta, en el barrio Patio Bonito, en el suroccidente de Bogotá.

 

“Él cae con la bicicleta, vino uno de los que le iban a quitar la bicicleta y le dieron su botellazo. Él como pudo tiró patadas, tiró de todo y entonces cómo pudo salió corriendo”, narra su madre, Zenaida Vásquez.

 

La familia de Donato hoy pide la ayuda de una mano generosa para que pueda recibir atención especializada.

 

Zenaida le solicitó a la Policía actuar contra esta banda que delinque en el suroccidente de Bogotá, para que la historia de su hijo no se vuelva a repetir.

Fuente: Noticias Caracol


publicidad publicidad