Un hecho bastante extraño se presentó en el municipio de Villamaría en el Departamento de Caldas, donde una pareja conformada por dos jóvenes, al parecer, tentados por las ganas de hacer tener intimidad, ingresaron a una parroquia a consumar su acto coital.

 

Minutos después de iniciar la faena sexual, los jóvenes fueron sorprendidos dentro de uno de los confesionarios de la parroquia Nuestra Señora del Rosario.

 

No solamente les interrumpieron su faena y evitaron que completaran el acto sexual, sino que además fueron llevados a la estación de policía donde les impusieron su respectivo comparando.

Video:



publicidad publicidad