Taskin Dastan, trabajaba como botones en la cuna del turismo turco, cuando recibió una pequeña fortuna de un turista británico, quien lo incluyó en su testamento. Gracias a este inesperado gesto, el hombre no necesitará trabajar más.

Charles George Courtney, un sujeto conocido por su gran fortuna, viajaba una vez al año para sus vacaciones de verano y se hospedaba siempre en la habitación 401, al punto que llegó a ser conocida por el personal como “la habitación de Charlie”.

Dastan aseguró que siempre le ha gustado tratar a los huéspedes como “parte de su familia”, por lo que lo tomó por sorpresa la llamada de funcionarios de Reino Unido en la cual le revelaron que se había convertido en el heredero de Charlie, luego de que el hombre muriera a comienzos de 2021.

El joven contó a un medio local que el generoso hombre le había dado en el pasado algo de dinero para la educación de sus hijos, pero que jamás esperó este último gesto que tuvo con él.

“Nos trató como si fuéramos parte de su propia familia. Incluso contribuyó a la educación de mis hijos. No vino cuando se enfermó, pero seguíamos viéndonos”, señaló el flamante heredero al medio turco Bayez Gazete.

publicidad publicidad