Blanca Rocío Díaz de Alzate es una abuelita que se vio obligada a permanecer 718 días en la habitación 323 de la clínica Laura Daniela de Valledupar, pero no por los achaques propios de sus 71 años de edad sino por el abandono de su familia.

 

“La señora Blanca ingresó el 3 de noviembre de 2019; fue traída inicialmente por una amiga, adulta mayor también, quien el día del egreso manifiesta no poder llevársela porque no tenía un lugar donde tenerla”, explicó Carmen Helena Anillo, líder de atención al usuario de la clínica Laura Daniela.

 

Es allí donde empezó un proceso de gestión de ubicación en una casa del adulto mayor.

 

Este viernes fue su último día en la clínica, en donde médicos, enfermeros y demás empleados se convirtieron en su familia.

“Yo anoche, aquí solita, lloraba pensado la ida”, dice doña Blanca.

 

¿Qué es lo que más va a extrañar?

“A todos los enfermeros (…) un recuerdo muy bonito de todos, todos me pechichaban, hasta las doctoras vea, la trabajadora social, las psicólogas, todas ellas yo les decía quiero pan y me lo traían”, dice la abuelita.

 

Pero el abandono de doña Blanca no es un caso aislado.

"Hay otro paciente que tenemos acá en la institución, él ingresó en el mes de febrero y hasta ahora todavía lo tenemos acá. A diferencia de Blanca, él tiene seis hijos acá en Valledupar y lastimosamente nadie quiere hacerse cargo de él", explica Yannis Martínez, trabajadora social de la clínica.

 

Doña Blanca es afortunada, consiguió uno de los 50 cupos que manejan las hermanitas de los pobres en la casa del abuelo.

 

“Yo no sé ahora que llegué cómo ira a hacer y qué iré a sentir yo. Lo único que sí les digo es que tengo una cosa aquí como una fricción por irme de aquí, pero qué se va a hacer, si Dios así lo permitió”, expresó.

 

La hermana María Paloma Crespo, de la comunidad Hermanitas de los Pobres, explicó que "simplemente la hemos acogido por el hecho de ser pobre y porque estaba mucho tiempo en un hospital. Creemos que, aunque la hayan cuidado muy bien en el hospital, ella no es merecedora de un hospital todo el tiempo, más bien de una casa de acogida con nuestros residentes".

 

El abandono de personas como Blanca preocupa a las autoridades, pues van más de 20 casos en Valledupar este año, por lo cual se están iniciando procesos de violencia intrafamiliar.

 

Fuente: Noticias Caracol


publicidad publicidad