En Francia, la Asamblea Nacional votó por unanimidad la ley que prohíbe las ‘terapias de conversión’, las cuales tienen como propósito modificar la orientación sexual o la identidad de género de una persona.

 

Según el proyecto de ley, se prevé castigar hasta con dos años de prisión y una multa de 30.000 euros a los supuestos terapeutas que, en caso de reincidencia, serían multados con 45.000 euros y tres años de cárcel.

 

Laurence Vanceunebrock, diputada de La República en Marcha, manifestó que “pensaba en un principio que era algo de Estados Unidos y que esto no pasaba en Francia. Cuando hice una búsqueda por internet, me di cuenta que había seminarios y convocatorias para reuniones de sanación, entonces me di cuenta que tocaba avanzar hacia la prohibición de estas prácticas medievales”.

 

Indicó que “lo bueno del texto es que permite un poquito de todo; por un lado, permite a la víctima hacer la denuncia; por el otro, se abre la puerta para que las organizaciones no gubernamentales conozcan estos testimonios y puedan llevar ante las autoridades a los responsables de estos casos”.

 

Además, Laurence Vanceunebrock dijo que “no solamente este texto de prohibición sino el PMA, hacen avanzar a la sociedad en un mismo sentido. Me detengo en la opinión que tiene Naciones Unidas sobre el tema de las ‘terapias de conversión’ porque las señalan como una tortura”.

Fuente: La Fm

 


publicidad publicidad