Un hecho sin precedentes se registró en Barranquilla, donde un curador Urbano número 1, se encerró en su oficina para no entregar su cargo, e imposibilitando de que se recuperaran los archivos que tenía bajo su poder.

En el hecho, tuvo que intervenir una comisión de la Superintendencia, en cabeza de la Superintendente de Notariado y Registro, Goethny Fernanda García, la Policía, Defensoría y funcionarios de la Alcaldía de Barranquilla, para convencer al funcionario de que abriera la puerta.

El trabajador fue identificado como Jaime, a quien le pidieron que entregara su puesto desde el pasado 07 de septiembre, luego de que fuera nombrado su reemplazo, tras obtener el mejor puntaje de los aspirantes a ocupar el cargo durante un concurso.

Tras cuatro horas, fue necesario tumbar una puerta de vidrio y finalmente la comisión de la Superintendencia de Notariado y Registro, pudo ingresar al lugar para recuperar los archivos.

 

publicidad publicidad