Facebook indicó la noche del lunes en un comunicado que la interrupción mayor de sus redes y servicios de mensajería fue causada por un “cambio de configuración defectuoso” de sus servidores.

 

El problema impidió a los usuarios acceder a esa plataforma y a las otras de propiedad de la misma compañía, Instagram, WhatsApp o Messenger, durante unas siete horas, algo que desde un principio se dijo que no sería por un ciberataque.

 

“Las personas y empresas en el mundo dependen de nosotros para seguir conectadas”, anotó el grupo, que hasta el momento permanecía prácticamente en silencio respecto al excepcional incidente, excepto por la declaración de su creador, Mark Zuckerberg, quien también ofreció disculpas y a su vez perdió una gran cantidad de dinero por lo sucedido.

 

“Presentamos nuestras disculpas a quienes resultaron afectados”, agregó Facebook, en referencia a posiblemente miles de millones de personas en el mundo, según diversos expertos en ciberseguridad.

 

El incidente, causado por un problema técnico, constituye la falla “más importante nunca antes observada” por Downdetector, que monitorea los cortes online. “Miles de millones de usuarios han sido impactados por la completa caída del servicio hoy“, escribió el sitio.

 

“La interrupción del tráfico de la red tuvo un efecto de cascada en la manera en que nuestros centros de datos se comunican, haciendo que nuestros servidores se detuvieran”, indicó en una publicación el vicepresidente de infraestructura de Facebook, Santosh Janardhan.

 

Aunque el servicio volvió paulatinamente a la normalidad durante la tarde, a muchos usuarios les quedó sonando la supuesta filtración de datos de la que hicieron alardes piratas informáticos en un foro. Por lo pronto no se ha hablado más del tema formalmente.

Fuente: Pulzo


publicidad publicidad