Una mujer mató de un ladrillazo a su expareja cuando él, al parecer, intentó llevarse a los dos hijos que tenían en común luego de una discusión que sostuvo con el nuevo novio de la señalada homicida. La señora, según dijeron autoridades, “entendió la criminalidad de su acto” y dijo que lo cometió porque “tuvo miedo”.

El asesinato ocurrió cuando la familia celebraba el cumpleaños de uno de los niños.

Trascendió que la víctima fatal, Gonzalo Martínez, tenía una orden de restricción para no acercarse a su expareja Gabriela Macarena Núñez.

Sin embargo, el hombre de 25 años empezó a violar ese mandato al enterarse de que la mujer tenía una nueva relación.

El día en que ella lo mató de un ladrillazo, el papá de los niños llegó a la fiesta de su hijo y al encontrarse con la nueva pareja de Gabriela lo agredió con una botella, hecho por el que tuvo que ser hospitalizado.

Al parecer, según dijo la atacante, Núñez también fue violento con ella.

Entonces, dijeron testigos, el hombre intentó llevarse a la fuerza a los dos niños, lo que llevó a su expareja a tomar una fatal decisión: lo mató de un ladrillazo.

La piedra cayó directo en la nuca de Núñez, que falleció en el sitio.

El conductor que lo iba a llevar fue testigo de lo ocurrido.

publicidad publicidad