Una habitante de calle cayó a un canal cuando dormía en un muro y sufrió heridas de gravedad al ser atacada por un caimán en la costa oeste de Florida, EE. UU., informaron medios locales.

Una persona que circulaba por el lugar escuchó a la mujer pidiendo ayuda y llamó al teléfono de emergencia, informó el cuerpo de bomberos de la ciudad.

La mujer, de unos 50 años, sufrió heridas graves en los brazos por mordeduras del caimán, por lo que fue llevada a un hospital en St. Petersburg, donde se encuentra en estado estable, según el medio Spectrum News.

Agentes de la Comisión de Vida Salvaje y Pesca de Florida (FWC) están a la caza del reptil, pues, según las normas del estado, debe ser eliminado por representar una amenaza para la vida humana.

Florida tiene una población de caimanes sana y estable que se calcula en 1,3 millones de ejemplares de todos los tamaños y está repartida por los 67 condados del estado.

"Son una parte importante del ecosistema, pero deben ser tratados con cuidado y respeto", dice la FWC en su publicación ‘Consejos para vivir con caimanes’.

La agencia estatal autoriza la captura de un caimán solo si mide más de un metro de largo y supone una amenaza para las personas, mascotas o la propiedad.

Sobre la interacción entre humanos y caimanes, FWC indica que desde 1948 hay más de 20 casos documentados de muerte de personas a causa de ataques de esos reptiles en Florida.

Uno de los casos más dramáticos ocurrió en 2016 en un hotel del parque Walt Disney World de Orlando (centro de Florida), donde un niño de 2 años fue arrastrado hasta el agua por un caimán cuando se encontraba con su familia a orillas de un lago artificial.

Sus padres saltaron al agua y trataron de liberar al niño de las fauces del caimán, de 2 metros de largo, pero no lo consiguieron.

El cadáver del menor fue encontrado intacto 16 horas después por submarinistas en el fondo del lago.

publicidad publicidad