Un policía mató a dos ladrones que lo abordaron con la intención de llevarse su vehículo, en el que viajaba su hijo de 11 años. El agente, que no estaba uniformado, pero sí armado, dejó herido a un tercer bandido, que escapó.

 

El hecho se desarrolló este lunes en la noche, cuando el agente volvía a casa a bordo de su vehículo particular. En él se movilizaba, junto a su hijo, hacia su vivienda en una provincia de Buenos Aires, Argentina .

 

El hombre descendió para realizar unas compras en una tienda y al regreso tres sujetos lo interceptaron con la intención de quitarle el automotor. Dispuesto a defender a su hijo y su patrimonio, el agente sacó un arma y se armó un tiroteo.

 

Como saldo, el policía mató a dos ladrones e hirió al tercero. Se subió al vehículo para huir del lugar, pero también con una herida de bala, por lo que tuvo que recibir atención en un hospital. Allí permanece internado tras una intervención quirúrgica en el tórax y su condición es estable.

 

Fiscalía trabaja para determinar si el hombre de 47 años actuó en legítima defensa.

 

Fuente: Noticias Caracol 


publicidad publicidad