Una bebé de nueve meses de edad murió ahogada en la piscina de su casa mientras ladrones que se habían metido a la propiedad asaltaban a la mamá de la menor.

 

Esta triste historia pasó en Ecuador mientras la mujer se encontraba disfrutando de la piscina con su hija y unos ladrones se hicieron pasar por vacunadores de perro. La dueña de casa les dijo que no tenía mascotas, ellos se fueron, pero regresaron a los pocos minutos e ingresaron a la fuerza a la casa.

 

Una vez dentro los delincuentes intimidaron a la mujer para que les diera todo lo de valor, y aunque ella les dio 1.000 dólares, no fue suficiente para ellos y la amarraron para seguir buscando cosas de valor en la casa.

 

La mujer les pidió que por favor la dejaran ir a sacar a su hija de la piscina pero ellos no se lo permitieron. De un momento a otro los ladrones escucharon una moto y se asustaron huyendo del lugar.

 

La mamá de la pequeña comenzó a gritar pidiendo ayuda y al correr hasta la piscina encontró el cuerpo de su pequeña hija flotando en el agua.

 

Hasta el momento aún no hay personas detenidas por este trágico hecho.

Fuente: Blu Radio


publicidad publicidad